Japón: un viaje imaginario desde el proyecto.

El influjo de los arquitectos japoneses que hoy tienen entre 40 y 55 años es llamativo si uno observa la producción de anteproyectos en los talleres de nuestra Facultad.

martinez rudolph blog - anteproyecto apolant canen
Anteproyecto III, Taller Scheps, 2009. Planta conceptual para un proyecto de vivienda colectiva. Autores: Patrick Apolant, Pablo Canén. Unos meses después de conocer a Sou Fujimoto.
Maquetas del Centro Infantil de Rehabilitación Psiquiátrica en Hokkaido. Sou Fujimoto
Maquetas del Centro Infantil de Rehabilitación Psiquiátrica en Hokkaido. Sou Fujimoto

Si bien no se puede ofrecer una explicación “certera” a la inquietud, resulta interesante tomar el término que acuño la arquitecta Kumiko Inui: “momentos de comunicación”. Para Inui, la arquitectura de SANAA (Sejima + Nishizawa y Asociados) y su generación posterior (Sou Fujimoto, Go Hasegawa, Junya Ishigami) parece transcender el lenguaje y la cultura de manera intuitiva (y casi autosuficiente) para producir respuestas materiales a programas determinados con gran sencillez. A decir de Toyo Iyo[1]: sin mediación en el pasaje del diagrama conceptual al proyecto arquitectónico.

El profesor Terunobu Fujimori utilizó la expresión “generación sin palabras” para caracterizar a los modos “no retóricos” de esta nueva oleada.

Posiblemente, esta superación de una obesidad “teórica” que dominó los 80’ y los 90’, venga como una corriente de aire fresco para jóvenes proyectistas, que realizan (y realizamos) nuestra aproximación a las herramientas compositivas desde un punto más fenomenológico que racionalizante y/o beauxartiano.

Todavía recordamos la primera conferencia de Sou Fujimoto en Montevideo, en el marco del Archiprix 2009. Allí, el joven arquitecto presentó con gran sencillez su proyecto de la Casa del Futuro Primitivo. Esta, venía asociada a un manifiesto de vanguardia personal: Primitive Future. Aquí se contraponía el espacio del Nido (funcional y moderno), a la Cueva (heurística e inesperada). También se figuraban conceptos como la gradación y los entremedios entre interior y exterior, la continuidad de la casa con la ciudad (y viceversa), tanto como una definición de lugar basada en la interacción entre cosas en principio débiles y difusas. Sus palabras eran tan “fáciles” que logró transmitir su “doctrina” en cuestión de minutos. No serían pocos, los concursos de vivienda y proyectos de fin de carrera que recurrirían a la seducción de sus proyectos.

Es de notable interés, que, en su segunda visita a Montevideo, en el año 2011, su recepción en la Casa Vilamajó[2], lo llevaba a reflexionar en ese sentido sobre la arquitectura de nuestro Maestro uruguayo: una casa que funde arquitectura y naturaleza, que grada interiores y exteriores a través del verde, el aire, reflejos, el uso del agua, etc. Volvemos aquí a los “momentos de comunicación” de Kumiko Inui; de ida y de vuelta, los jóvenes arquitectos nipones codifican la arquitectura con términos extremadamente simples, y es esa simplicidad de lenguaje la que parece facilitar su acercamiento y aprehensión a jóvenes que no necesariamente han elaborado un corpus teórico – histórico de la arquitectura reciente (naturalmente, soy uno de esos jóvenes, a pesar de mi interés concreto por la/s historia/s de la arquitectura).

Para el crítico Thomas Daniell, el éxito de la obra de Fujimoto, radica en el brillante abordaje de las relaciones colectivo – individuales, de su aparente aleatoriedad, el sabio manejo entre partes más o menos homogéneas y una totalidad que genera un complejo sistema de relaciones. No obstante, Daniell plantea que para que se de este juego, el contexto social de discreción y honestidad en la conducta social japonesa resulta indispensable.

Si observamos en cambio la línea de Junya Ishigami (aprendiz directo de SANAA) se puede notar el uso lúdico de materiales llevados al límite, de la fusión definitiva entre paisaje y arquitectura, y de un rol de la maqueta en la composición que lleva a que sus propios espacios parezcan ideas construidas más que edificios en el sentido “tradicional” de la palabra. En el caso de Hasegawa aparece de re – inclusión de materiales tradicionales como la madera mediados por formas vernáculas, aunque facturadas con una fuerte impronta abstracta.

La visita imaginaria podría continuar hacia sujetos como Yoshichika Takagi, Osamu Nishida o Yoshiharu Tsukamoto. Sin embargo, a la japonesa, nos quedamos con la captura de algunos instantes que han logrado difundir lógicas de trabajo y que merecen atención creciente.

 

[1] En su artículo “Arquitectura Diagrama”

[2] Entrevista a Arq. Iñaki Abalos y Arq. Sou Fujimoto por Arq. Diego Capandeguy. Disponible en: https://vimeo.com/48100534

 

Referencias:

Thomas Daniell. “Laboratorios habitados: La nueva arquitectura doméstica en Japón,” Architectura Viva, no. 142 (May 2012): 22–25.

Kumiko Inui y Osamu Nishida. “Generación sin palabras. Lo pequeño, lo híbrido, lo fluido”. Arquitectura Viva, no. 142 (May 2012): 26–29.

 

Autor: Arq. Pablo Canén

Pablo Canén - Martinez Rudolph Architects