Claves Nórdicas

Las arquitecturas de los llamados países nórdicos reúnen una serie de características que se han presentado como alternativa a esquematismos dogmáticos, y a la imposición del hombre sobre el paisaje.

dark arkitekter martinez rudolph
Dark arkitekter, proyecto de vivienda colectiva para Bjorndalen. Visualización: MARPH Visual / Martínez Rudolph Arquitectos

Planteaba el arquitecto – paisajista Thorbjörn Andersson que, si para las culturas mediterráneas el Paraíso es el Jardín, para las nórdicos es el Bosque.

Si para las religiones abrahámicas el ideal es un paisaje controlado, para los escandinavos la relación entre lo salvaje y lo domesticado se invierte. Desde épocas vikingas, la naturaleza ofrecía refugio del clima, y el bosque proveía madera y la posibilidad del calor del fuego. Y a pesar de la lenta conversión al cristianismo iniciada en el siglo IX, los modos de vinculación panteístas con el entorno natural se mantienen en una línea de larga duración. Concretamente, en la actualidad se puede gozar de un marco de leyes de recreación que garantiza a los ciudadanos el derecho de acampar en casi cualquier área “verde” (sea esta pública o privada).

Para Andersson su desafío como paisajística es cómo emplear cualidades locales para mejorar el sentimiento de un lugar específico dentro del mundo en lugar de transformarlo en genérico.

En una línea comparable, nuestro Profesor, el Arquitecto Conrado Pintos, señalaba que “seguramente la dureza del clima del norte está en la base de una concepción de la arquitectura que instala en el centro de sus preocupaciones la respuesta programática, que concibe al edificio como el soporte de una mejor manera de hacer las cosas y que apela a un despliegue sensorial que va mucho más allá de lo visual”. Es que parece existir una afinidad por los valores básicos que los escandinavos suelen encontrar en la naturaleza.

En la visión del crítico Michael Asgaard Andersen grandes edificios contemporáneos, como la Ópera de Oslo, proveen a los ciudadanos y turistas de un nuevo lugar donde se puede desarrollar la vida urbana. Se trata de paisajes artificiales conectados con su entorno natural: continuando una larga tradición y a la vez abriendo el juego a arquitecturas de nuevo tipo.

opera-de-oslo-pablocanen-martinezrudolph
Ópera de Oslo. Fotografía: Arq. Pablo Canén. Viaje de Arq. 2013

Según David Sokol, los arquitectos nórdicos prácticamente no han sido tentados por el mundo de la iconografía del mercado global (frente al que sucumben otras arquitecturas occidentales). También es cierto que, en parte, el posicionamiento de estos arquitectos se apoya en esfuerzos recientes por reivindicar el diseño regional nórdico como marca; esfuerzo ciertamente legítimo.

Si tomamos algunas notas de nuestras colaboraciones recientes en visualización desde Martínez/Rudolph Arquitectos con Dark Arkitekter, podemos repasar los siguientes puntos: la pretendida construcción de un marco o un escenario comunitario (con fuerte apuesta a los espacios comunes e intermedios); la exploración tipológica y asociativa desprejuiciada; el juego fenoménico de texturas; y una representación descontracturada y a la vez alejada de las luces del glamour.

Por otro lado, si revisitamos la historia de la Arquitectura Moderna, desde Gunnar Asplund, Alvar Aalto, Sigurd Lewerentz a Sverre Fehn, hay un camino de superación del funcionalismo y el racionalismo a secas de la ortodoxia. A decir de Aalto: una nueva fase de la Arquitectura debería “proyectar los métodos racionales desde el ámbito técnico al terreno psicológico y humano”.  Por tanto, “hacer más humana la arquitectura significa hacer mejor arquitectura y conseguir un funcionalismo mucho más amplio que el puramente técnico”.

Säynätsalo--Ayuntamiento-pablocanen-martinezrudolph
Ayuntamiento de Säynätsalo. Fotografía: Arq. Pablo Canén. Viaje de Arq. 2015

Para la crítica Kristine Jensen, hay un desafío que implica encontrar los requisitos espaciales necesarios para crear ámbitos democráticos y promover comportamientos democráticos. Este rol político del diseño coloca a nuestra disciplina en un lugar superior: la del compromiso con una sociedad más razonable, más justa.

Tal vez, este aforismo del antropólogo Ashley Montagu citado por Juhani Pallasmaa en su libro “Los ojos de la piel” indique otra genealogía posible:

“En el mundo occidental estamos empezando a descubrir nuestros sentidos abandonados. Esta conciencia creciente representa algo así como una insurgencia a destiempo contra la dolorosa privación de experiencia sensorial que hemos sufrido en nuestro mundo tecnológico.”

 

Referencias:

Thorbjörn Andersson. “Paisajes de Resistencia” Revista Paisea no. 8 (2012). Pág. 4-10
Michael Asgard Andersen. “Prefacio”. En: Nordic Architects: Ebbs And Flows. (2013). Pág 6-7
David Sokol. “Introducción”. En: Nordic Architects: Ebbs And Flows. (2013). Pág 6-7
Juhani Pallasmaa. “Los ojos de la piel”. Editorial Gustavo Gili. Barcelona, 2006.
Conrado Pintos. “Por qué los Nórdicos”. En: Moleskine/1. Metalecturas de Viaje. 2015. FADU, Montevideo, Uruguay. pág. 174-183

 

Autor: Arq. Pablo Canén

Pablo Canén - Martinez Rudolph Architects